lunes, septiembre 27, 2004

Mi testimonial

¿Qué han hecho ellas que no he hecho yo para merecer eso que les has dado pero que no me has dado a mí?

¿Qué tienen ellas que no tengo yo?

¿Qué sientes por ellas que no sientes por mí?

¿Qué me falta por hacer para que me des lo que deseo?

Dímelo, quiero saberlo. Quiero estar al tanto de esta desventaja en la que me encuentro.

Será que pido más de lo que puedes darme... o simplemente no quieres darme.

Creí que habí­a aprendido, que no me volverí­a a sentir así­. Mi corazón late y en cada latido golpea esa cicatriz que creaste años atrás y creo... parece... que está volviendo a sangrar, que se ha vuelto a abrir, volviéndome vulnerable a ti, a lo que haces, a lo que dejas de hacer, a lo que dices o a lo que callas.

El problema soy yo, pues he permitido que esto me vuelva a afectar. Creo que me haces daño pero es un dolor tan delicioso de soportar.

Y vuelvo a sufrir, por estúpida, por pedirte más, por desear más de ti.

Por lo que veo no aprendí­, no sé si aprenda ahora, pero eso sí­, espero hacerlo en algún momento...

2 comentarios:

Joseph Seewool dijo...

Por lo que he leído tuyo hasta ahora, imagino que pedías más de lo que PODIA darte (no alcanzo a imaginar que no quisiera dartelo).
Dolor tan delicioso..hmm, en el amor ¡que intensa eres!

Nita- dijo...

Jejeje... sí, me considero una mujer intesa.