viernes, abril 04, 2008

Bidokan

Estoy dándole vueltas a la idea de meterme a la academia Bidokan, no será simplemente un ejercicio sino también una disciplina y dicen que se convierte en un estilo de vida, sin contar que aprenderé a defenderme. Hoy fui a una clase de prueba pero sólo pude ver ya que había un alumno y era clase personal. El instructor igual me dio algunos detalles y me dijo que vaya lunes y martes para participar a ver qué tal. A mí me huele que me va a encantar y me voy a meter. Ya los he visto antes en el antiguo gimnasio al que iba y siempre me los quedaba viendo mientras estaba en las máquinas. Desde chiquita me han interesado las artes marciales pero mi mamá nunca me dejó meterme, por miedo a que su "chiquita" saliera lastimada.

Como nota aparte, saliendo de la academia me tocó hacer mi buena acción del día: ayudé a un ciego a cruzar la avenida y esperar la buseta para que se subiera. Mientras esperábamos me contó que llevaba 8 años de ceguera y que es horrible, no se lo deseaba ni a sus enemigos. A mí me ha tocado un par de veces quedarme a oscuras y en serio uno se siente indefenso. Dependemos tanto de la vista que sin ella muchos son vulnerables.

Así que bueno, si me meto, les contaré qué tal me va, me huele que me irá muy bien.

1 comentario:

Ludovico dijo...

Yo estoy perdiendo la vista progresivamente desde hace años, y sabemos que, en algun momento el proceso sera irreversible. Solo me queda lo de Borges. La ceguera es un constante atardecer de verano.