martes, enero 27, 2009

1 año papá

A un año de la muerte de mi papá, viajé con mi mamá y mi enamorado a Ayampe, playa en donde Roberto Patiño Aroca disfrutó de su último día de vida en el mundo físico. Llegamos un día antes, recorrimos la playa, le enseñé a mi mamá a dónde lo había visto, le conté todo el proceso. El estar en la universidad en clases y recibir la llamada de mi tío preguntando si sabía algo de mi papá. Luego la siguiente llamada, "tu padre está perdido en el mar". Desde ahí el tiempo fue ajeno a mí, todo comenzó a las 2pm de ese sábado 26 de enero, y acabó, no, no acabó, no acaba todavía, no acabará nunca.


Recuerdo esperar el helicóptero, recuerdo ver Guayaquil desde el aire, una vista fabulosa. Recuerdo llegar a Ayampe, aterrizar, tratar de caminar lo más rápido posible (las zapatillas hundiéndose en la arena no me lo permitían), ver un corro de personas al fondo de la playa, mi tío deteniéndome para darme la mala noticia, los pies de mi papá sobresaliendo y el resto de su cuerpo cubierto por una sábana, los medios de comunicación, esperar, esperar, esperar, regresar a Guayaquil en carro. Recuerdo las acciones, pero el tiempo no. Era de día, luego de noche. El reloj y su tic tac eran sonidos distantes, imperceptibles.

Tomé algunas fotos, no podía dejar mi cámara en casa, mi compañera de viajes.

Ocaso en Ayampe


Por la mañana me acerqué a la playa y le hice un pequeño regalito a mi papá, un pedazo de caña, un poco de hojas de palmas y unas conchitas.

Regresar a esa playa fue bastante enriquecedor. Lloré, pero fue poco, el volver a ver la playa, las rocas, el lugar, las personas, fue una especie de alivio. Fue encarar, es aceptar. Es seguir adelante, siempre recordando, siempre extrañando.

Un beso y un fuerte abrazo papá, en donde sea que estés :D

5 comentarios:

|_Bonny_| dijo...

As I heard once:
"We only part to meet again"

Fuerza Nita. Abrazo.

Linda dijo...

U.U

Al menos siempre tendrás ese lugar mágico que es Ayampe para visitarlo, pedirle consejo, etc.

Todos estamos transitoriamente aquí. Lo importante es lo que hemos sembrado en las personas que conocimos, y seguro èl ha dejado mucho de sí en ti.

El Brujo dijo...

Comprendo perfectamente lo que sientes, hace 21 años que mi madre abandonó su forma física, pero el amor y los recuerdos hacen que a pesar de que no la vea, ni la pueda tocar, aún la sienta caminar a mi lado.

Fuerzas, que tu padré no está en algún lugar, está y siempre estrá a tu lado

Francisco dijo...

Linda, hace años estuve visitando a tu padre, tus tios y tu abuelita. No se porque me puse a revisar si lo podria encontrar en linea, pues asi es como lo he hecho con tantas personas... y me encontre con la noticia de su partida.

Veo por tu existencia y por tus escritos que el dejo aqui mas que los recuerdos que permanecen con nosotros - tambien dejo un pedazo de el en ti.

Seguramente al hablar de Pancho Patiño el hijo de Angel Y Gloria tus tios recordaran de mi visita y de el inmenso cariño que me brindaron pertenences a una familia verdaderamente extraordinaria y veo que continuas llevando su luz.

Gracias por compartir tus experiencias.

Francisco Patiño (Pachito)
2/25/2010

Nita- dijo...

Francisco. Adoro el Internet y la oportunidad que nos da de conectarnos con personas que creíamos perdidas en el tiempo y las distancias.

Gracias por comentar. Qué pena que te hayas enterado así de la muerte de mi papá. Luego de 2 años. De seguro que él ahora está contento que hayas llegado a mi blog y nos hayamos conectado. Ya le reenvié tu comentario a mis tíos para que lo lean también.

Muchas gracias por visitar este espacio. Serás bienvenido cuando quieras.

Un abrazo.