domingo, mayo 10, 2009

El Impulso de ser un estúpido en un cine foro

El jueves pasado asistí con mi madre a ver el estreno de la película Impulso, del ecuatoriano Mateo Herrera. No voy a hablar sobre la película, la cual me pareció muy buena -felicidades al director- sino de lo que sucedió después de la proyección.

Finalizada la película, se dio inicio a un cine foro, conformado por el director, Cecilia Vallejo (protagonista, actuó también en "Qué tan lejos"), entre otros más. No he asistido a muchos cines foros, debo admitirlo, pero al menos con el tiempo he aprendido a formular preguntas, conocimiento que no hubo en algunos de los participantes.

Creo que lo primero que uno debe hacer cuando tiene una duda es pensarla bien, ordenarla en su cabecita, repetirla un par de veces hasta que suene bonito y cuando tenga la oportunidad, decirla, dejarla fluir. Pero no, hubieron algunos que teniendo el micrófono en mano soltaban la pregunta como saliera, y mientras hablaban, se daban cuenta que podía sonar mejor y entonces la volvían hacer y trataban de arreglarla en el momento. Cuál era la percepción, confusión. Si uno se pone nervioso, lo cual es muy común no lo voy a negar, agarre un papelito y una plumita, escriba la pregunta y simplemente léala.

Otro problema con el que me topé es el típico "intelectual" que debe decir toda una serie de antecedentes, hechos importantes, momentos históricos y bla bla bla. La famosa "introducción" a la pregunta. Para al final terminar con una intervención que no sabes si fue mera opinión o una pregunta. Es como si pensara "oh, soy tan inteligente que puedo hablar con palabras rimbombantes y darte detalles que no todos van a entender, pero no me importa". Hubo una persona que poco más se adueñó del micrófono y habló por más de 3 minutos. Al final, la moderadora tuvo que pedir que para la próxima se hagan preguntas concisas y sencillas. Y tenía toda la razón. Creo que si uno quiere explayarse, y está en su derecho, pero hay un auditorio lleno de gente y poco tiempo, sea más cortés, pida en privado el correo de la persona y ahí sí, gaste el teclado con ganas. Invítelo a un café a la salida, o unas cervezas dado el calor que se ha apoderado de la ciudad. Pero no abuse del tiempo, bien dice la frase "el tiempo es oro".

En algunas preguntas se pudo notar la expresión de confusión de los panelistas al tratar de responder, o tener que pedir que vuelva a hacer la pregunta, porque fue tan larga que se perdió por ahí el signo de interrogación entre tanta palabra.

Debido al abuso de tiempo por preguntas largas y mal formuladas, vi algunas manos que se quedaron alzadas porque tuvieron que dar por terminado el cine foro. Entre esas manos estaba la mía. Al final tuve que acercarme a Mateo para hacerle mi pregunta, la cual me la respondió en 1 sencillo minuto. Para los curiosos, quería saber si él, como creador de la historia, sabía qué había pasado con el padre de Jéssica. Para quien no entendió la pregunta, le tocará ver la película. Para quien vio la película y aún así no entiende mi pregunta, es sencillo. Yo también he escrito algunas historias dejando finales abiertos o cosas sin resolver y no sé lo que sucede. Sé que puedo ser un narrador omnisciente, pero no siempre me gusta serlo. Creo a mis personajes, y les doy libre albedrío. Por lo visto Mateo hizo lo mismo.

Pudiendo hablar de manera sencilla no entiendo el gusto de complicar las cosas.

3 comentarios:

Saudade dijo...

Y qué pasó con el padre de Jéssica?

Nita- dijo...

Él tampoco lo sabe :D

Anónimo dijo...

me hice la misma pregunta, cuando vi la película... la gente también le hizo preguntas tontas a cecilia por salir desnuda... pendejos!!

me encanta tu blog, siempre lo leo!!

cuidate!
ricardo rivadeneira