viernes, abril 23, 2010

Qué no daría por volver a ver a mi papá...

- arreglando cosas en la casa con su caja de herramientas.
- preparando su famoso batido de guineo, con un toque de esencia de vainilla.
- riendo o haciendo una broma.
- buscando sus lentes por toda la casa.
- comiendo con tanto gusto galletas noel con mantequilla y queso.
- haciendo dedo para ir a Montañita.
- sacando de su mochila una botella de vino tinto.
- disfrutando como un niño el queso de coco.
- acostado boca arriba en el mar, dejándose llevar por la marea.
- sumergido en un libro.
- regalando flores que recogió mientras iba por la calle.
- cantando.
- curando una herida.
- besando y abrazando a un bebé, conocido o no.
- bailando salsa.
- explicándome qué significa una palabra o algún acontecimiento histórico.
- tomando café.
- tratando de ocultar una broma que hizo pero no poder contenerse y estallar de la risa.
- acariciándome el cabello.
- leyendo el diario un domingo por la mañana.
- llamándome sólo para decirme "te amo".
- gritándome "viva la víspera" desde el 1ero de marzo.
- dándome la mano para cruzar la calle.

6 comentarios:

Carlos Jumbo G. dijo...

Qué no daría por ver a mi mamá..... Me ha puesto nostálgico tu post :(

Anakriks dijo...

Sabes, me has arrancado una sonrisa...de esas q tienes guardadas para recordar. Para agradecer los momentos q compartiste con esas personas que hicieron lo que eres hoy y que se adelantaron en el viaje de la vida.

Justo hoy, que no hubiese dado porque mi hermano me recomiende un libro, o me regale uno, ya leído y desgastado, porqué el sabría que me gustaría o que lo aprovecharía. Q no daría por conversar con él, ininterrumpidamente de tantas cosas que al terminar sentiría que la cabeza me va a explotar de tanta información recibida.
Que no daría porque mi hermana me enseñase trucos y me contase historias que solo las hermanas se comparten.
Por eso agradezco y sonrío, porque tuve la oportunidad de en algún momento de mi vida vivir esas esas experiencias que al recordarlas y querer revivirlas se difuminan y sólo te sacan una sonrisa.

Y sonrío por todas las historias y anécdotas y tics y vivencias que me quedan por acumular con la gente que quiero y me rodea...seguro que algunas habrá con mi preciosa mona, gracias por el post.

Un abrazo gigante

Nadia dijo...

Que lindo tu papi! que lindo que lo recuerdes asi! te das cuenta que vive en ti?

miguelon75 dijo...

Dianita, como alguien me dijo una vez que perdi asi mismo a un familiar; los unicos que sufren por la perdida de alguien son los que quedamos, porque ellos (refiriendose a los que parte) ahora estan en nuestras mentes y corazones.

Rossy dijo...

Tú sabes que yo sé qué fue lo que originó este post.

Y te contaré que hoy también pasé pensando mucho en las cosas que hacía mi papá mientras estaba vivo.

¿Sabes qué Diana? Mucha gente maldice al padre que tiene hasta desearle la muerte. Que bueno que a nosotros nos tocó los padres que tuvimos, que bueno que supimos apreciarlos en su momento y que aunque ellos ya no estén su presencia sigue viva en nuestros corazones. Que la voz de ellos nunca se apague en nosotros, eso es lo importante.

Yo comprendo muchísimo tu nostalgia, aun así tengamos 9 años de diferencia.

Besos mi mona hermosa, entiendo tu post.

elkamy dijo...

muy buen post, no sólo por tener las palabras justas sino porque son sinceras, del alma, que sudan amor y verdad... no te concía esta faceta Dianita...