lunes, abril 30, 2012

No voy a bajarme de la bici.

El sábado pasado la ciclista Salomé Reyes murió al ser atropellada por un chofer de un bus, quien, como de costumbre, se dio a la fuga.


Hoy, en Quito se realizó un plantón para exigir respeto y normas que nos amparen como ciclistas.


Hoy un taxista viendo que yo ingresé primero a la intersección no frenó y osó decirme que yo debía esperar a que él pasara. Cuando YO tenía preferencia.


Hoy me entero que los transportistas van a movilizarse porque el Gobierno puso en la lista de los más buscados al chofer en cuestión.


Hoy haciendo fila en un banco un hombre entró como dueño y fue directo a la caja. Cuando le reclamaron, argumentó que ya había hecho la cola. Cuando le dijeron que ellos tenían más de una hora y no lo habían visto, él respondió: "aquí me conocen, él es mi pana". Y se salió con la suya.


Y me indigna. Me emputa que el Ecuador esté como esté porque tenemos lacras pululando entre nosotros.


Algo tan sencillo como el respeto. Es increíble que a este país, y a muchos, les falte alto tan sencillo como el respeto. Qué cuesta decir: "por favor", "gracias", "perdón". Pero no, yo soy bacán y tengo que verte la cara. Yo soy arrecho y aquí manda la ley del más sabido.


Y eso le enseñas a tus hijos.


Quisiera ver a ese chofer enseñándole a su hijo a andar en bicicleta. Y ver la sonrisa de satisfacción en su pequeño rostro. Sentirse orgulloso de ser padre. Y asesinando a una persona en la vía. Huyendo. Cobarde. Miseria.


Mi reclamo va para el abusivo, el prepotente, el sapo. No voy a bajarme de la bici. ¿Me escucharon? ¡No voy a bajarme de la bici! Cada vuelta del pedal me da más motivos para seguir andando en mis dos ruedas. Y te guste o no, vas a aprender a respetarme. A mí, al niño, a la vieja, al que vende chicles, a la paisana, a todos.


¿No se dan cuenta que este pequeño y hermoso país sería mucho mejor si empezáramos a respetarnos?

3 comentarios:

Iván Campaña dijo...

Es lamentable que todas esas cosas vengan arrastrándose en nuestra sociedad desde hace tanto tiempo, la "ley del más sabido", de mi tiempo en España recuerdo con tristeza el haber escuchado a un ecuatoriano decir que lo que más extrañaba de su tierra es que en Ecuador podía hacer lo que le daba la gana, que si había un problema cruzaba un billete y ya estaba...

Totalmente deplorable, tenemos un país hermoso, que vale la pena recorrerlo y disfrutarlo, pero cosas como estas son las que dejan claro porqué no hemos avanzado teniendo tantas riquezas... No es la tierra, sino el hombre que la habita quien necesita cambiar.

Mientras haya fuerza y exista gente que quiera luchar por cambiar esta realidad, no nos bajaremos de la bici!

pgf dijo...

Excelente Nita... ojalá todos tuvieran esa sensibilidad en Ecuador..

Roberto Lopez dijo...

Dianita... Sera que aun te acuerdas de mi???
el_shrobert@hotmail.com