miércoles, noviembre 30, 2005

Confesión de Amy

Tengo una amiga que dice se llama Amy, me ha enviado este texto para que lo publique así que ahí les va...


Es hora de verte. Tu y yo lo sabemos, pero asistimos al mismo lugar no con los mismos intereses. Tu tienes que cumplir un horario y yo tambien.

Tu eres mi guia, mi mentor. Yo una discipula estupida que se arrepiente de haberse enamorado.

Cada vez que te veo, mi cabeza comienza a dar vueltas. Es contigo que he conocido lo que son "las mariposas en la barriga" Me haces sentir como una quinceañera nuevamente. Te tengo en mi cabeza y no quieres salir. No lo sabes pero hemos estado en tantos lugares. En locales comerciales, restaurantes, bares... la lista es infinita y dentro de mi cabeza todo vale. Quisiera imaginarte desnudo a mi lado, pero en el mundo real, eres tan discreto, tan distante, que ese tipo de fantasias no caben dentro de mi.

No eres Adonis, pero eres joven, y tu corta pero intensa carrera me apasiona totalmente. Quizas asi comenzo todo. Te vi tan joven y tan talentoso que envidie tu posicion. Tenemos 7 años y 2 meses de diferencia, y asi voy contando los minutos hasta que me devuelvas la mirada que te sigue por todo el salon.

Eres mi amor platonico, mi amor prohibido, lo que nunca podra ser, lo que jamas podremos intentar. Te dibujo en mis sueños como una persona totalmente diferente. Es eso lo que nos une y nos ahuyenta. Tu, un maestro recto, formal, que destila buenos modales; y yo, una joven desaliñada, nerd, con sonidos estridentes de guitarra e idolos de pelo largo en mi cabeza. No eres el prototipo de hombre para mi, pero me tienes embrujada.

Y es este amor, esta obsesion que me ronda la cabeza con imagenes, fantasias y fantasmas asechandome todo el dia. Deseando verte. A pensar de que tengo novio, me siento atraida mortalmente a ti. Que hiciste? Que hice que me tiene pensando en ti todo el dia?

Quisiera ser tu amiga, tu enamorada, tu novia, tu amante, tu esposa. Quisiera que me devolvieras la mirada. Que me dedicaras una sonrisa. Algo que me de una señal. De que te llamo la atencion. Soy obvia, no te das cuenta que soy la unica que se acerca a preguntarte algo todos los dias? Invento cada cosa nueva para poder acercarme a ti. Y tengo miedo, si, miedo, de que eso te moleste. Y me da panico pensar que solo voy a verte este año, que ya se acaba. Quiero que sigas siendo mi profesor. No quiero dejar de verte nunca!

Quiero confesarme, contarte las veces que nos hemos besado, tocarte con mis manos y sentir que tu piel se estremece a mi contacto. Las veces que nos hemos abrazado. Las salidas espectaculares y las puestas de sol que hemos visto juntos. Pero nada de eso podra pasar, porque eres mi maestro, y yo tu mas ferviente alumna. Como me lastima sentirme tan lejos y tan cerca de ti.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, que duro debe ser para ti, a mi me pasa algo similar, soy mujer, pero en mi caso, es que me gusta mucho una chica, y tengo los mismos pensamientos que tu, a pesar de estar casada, complicado no? La veo a diario y me es muy dificil no dejar de ver sus hermosos ojos verdes, y sueño tanto con tocarla, acariciarla, y besarla... pero en fin, no quiero que nadie se sienta agredido con mis comentarios, por si hay alguien qwue tiene aversion por la gente bisexual u homosexual.

Solo puedo decirte que aclares lo que sientes por tu novio, y trates de esclarecer si es ilusion o a mor lo que sientes por tui profesor.

Muchas suertes

joseph dijo...

¿Quien no ha experimentado alguna vez sentimientos prohibidos, o inadecuados, o imposibles? La literatura está llena de casos.
Respeto para el que ama y para el que es amado.
Los caminos del corazón son infinitos...