miércoles, mayo 06, 2009

Romance con Quito

Este último feriado lo pasé en Quito, y fue maravilloso. Tengo algo con la capital, no lo puedo explicar, pero cada vez que voy, no me siento foránea, es una sensación de pertenencia, como si estuviera regresando a un lugar de origen. A lo mejor en otra vida fui quiteña, no lo sé.

Cuando me traslado de un lugar a otro suelo observar las calles a través de la ventana del carro, y me desconecto a veces de las conversaciones con mis amigos. Me preguntan qué me pasa y respondo "nada", porque nada pasa, o talvez pase todo.

Quito me da la bienvenida, me abre sus brazos, me sopla la cara con una brisa fría, me sonroja las mejillas, me muestra sus áreas verdes, su arte itinerante, sus espacios culturales. Y sí, no esconde sus defectos, el tráfico, la contaminación, el peligro. Quito es... Quito para mí es algo inexplicable.

Este feriado en particular fue bastante diverso. Comí delicioso, conocí nuevas personas, escalé una pared de 8 metros, encontré un lugar lleno de paz, me acosaron, me protegieron, me dio mucho tiempo para pensar, para hacer cambios en mi vida, para seguir adelante y mejorar.

Este feriado me hizo proponerme ser lo que quiero ser.

Este feriado me hizo poner seguro, girar la llave y dejar de ser tan impulsiva.

Este feriado me puse frente al espejo y me dije: "¿Hasta cuándo Diana?"

Quito, sólo me queda decirte: gracias.

4 comentarios:

yo misma dijo...

NO hay nada que hacer esa ciudad que aveces es una ciudad de mierda, te atrapa y no te deja, por eso debe decir la canción.. que quien llega a conocerte no puede vivir sin verte... me quiero ir a mi casa!

Ludovico dijo...

"me acosaron"

(Bien que te gusto! :p)

Mil gracias por todo, chica guapa!

Ursus Andinus dijo...

Me gusta haber podido ayudar un poquito más a que esta ciudad te embruje...

Un abrazo

Saudade dijo...

Ándate a vivir al Quitoff y vive tu romance perenne. Jajaja. Eres serrana de corazón!!!! Jajaja!