lunes, febrero 22, 2010

A partir de las 5y30pm

Mi día es impredecible. Puedo llegar a casa enseguida o no. Talvez voy a un centro comercial a hacer unas compras, o me encuentro con mis amigos para comer. En casa, pueden pasar muchas cosas. Llegar cansada y acostarme un rato, para sorprenderme despertando a las 10pm, poner la alarma y seguir durmiendo. A lo mejor veo una película, o converso con mi mamá. Otros días, me meto a la cocina a preparar algo de comer.

Trabajo de 9am a 5y30pm. Mi día empieza a las 5y30am cuando me despierto para hacer ejercicio. Tengo una rutina que rara vez varía. Pero a partir de las 5y30pm, todo puede pasar. Hay viernes en que voy al trabajo con una mochila llena de ropa, porque ese fin de semana me escapo de la ciudad.

Hay días en que hago muchas cosas, hay otros, en que no hago nada. Y hacer nada es tan rico. También lo es tener que hacer y no hacerlo. Procrastinar es sumamente delicioso. Bien dice la frase de Mary Wilson Little "No hay placer en no tener nada que hacer. Lo divertido es tener mucho que hacer y no hacerlo".

¿Qué haré hoy a partir de las 5y30pm? Excelente pregunta. Hasta ahora, no tengo la más mínima idea. Y eso es lo delicioso. No tener planes, no saber qué pasará. Así lo que venga, será bien recibido, porque no fue previamente planificado. No te podrá desilusionar.

Tengo ganas de bailar, de ir al cine, de verme con mis amigos, de seguir tomando fotos, de viajar, de sonreir, de vivir, de dormir. Tengo ganas de soñar, de sentir, de pensar, de ser.

Quiero ser.

Y quiero saber ser.

Quiero ser feliz.

Soy feliz.

1 comentario:

Ursus Andinus dijo...

Eso es más que importante: ser feliz.

Cada uno encuentra su camino, su forma, su vida...

No queda más sino ser felices :)

Un abrazo