jueves, agosto 12, 2010

Alone but no lonely

Entre tanta gente es necesario aprender a estar solo.

"Me pregunto por qué hay personas que no salen solas. Esos momentos en que no tienes que atender a nadie más que a ti mismo son gloriosos."

Esa reflexión surgió en mi cabeza una noche, sentada en un Juan Valdez disfrutando un delicioso café latte con arequipe y Baileys mientras esperaba a que empezara la película. Eran 2 horas de matar el tiempo más 2 horas y media de película. Cuando se enteraron que iba a ir sola al cine pensaron: "!Estás loca! ¿Sola?". Sí. Sola. ¿Cuál es el problema?

"Para poder estar bien con alguien más, hay que aprender a estar bien con uno mismo" fue la mejor respuesta que pudo darme un amigo. Totalmente cierto. En la actualidad estamos tan, pero tan conectados con todo el mundo, las distancias se acortan, a tan solo un click podemos estar a lado de aquella persona que está tan lejos. Pero, aquí viene la pregunta, ¿qué tan cerca estás de ti mismo? ¿Qué tan conectado estás con tu ser interior?

He conocido personas que si están solas, se aburren. No se dan tiempo para sí, para complacerse, para mimarse, para quererse. Siempre se dan, pero también deben recibir. Y esperan que sea otra persona quien les dé, olvidándose que lo principal, la persona más importante, es uno mismo.

Y ya me fui por las ramas. Simplemente lo que quería contarles es que debemos aprender a darnos esos momentos de soledad, como dice el título, sola pero no solitaria (Esa debe ser la traducción, ¿verdad?). Conocernos, disfrutarnos. Y no hay necesidad de hacer algo, el simple hecho de estar echada en cama escuchando música, o viendo el techo. Leer un libro. Caminar sola por un centro comercial concurrido. Hacer lo que a una le dé la gana. Porque cuando sales con alguien más, deben llegar a un consenso, lo que van a hacer depende no solo de ti sino de esa persona también. Peor si es en grupo. Pero cuando estás sola, es rico poder pensar: "Quiero comer esto", "ver x película", "meterme a esta tienda a ver los descuentos", "voy a hacer lo que YO quiero hacer". Y punto. Eso es rico.

Cuando se acabó el café, caminé un poco y me topé con un espectáculo de danza, auspiciado por la escuela de ballet de Cuba (Cuballet). Maravillosa forma de matar los 40 minutos restantes antes de entrar al cine. Y ¿saben qué fue lo mejor de entrar solita solita al cine? !El asiento! Yo soy muy temática para el cine y debo estar sentada arriba y en el medio. Puedo estar sin problema 15, 20 minutos antes sentada con tal de estar bien ubicada. Pero esa noche, como me demoré viendo el show de danza entré con las justas pero como fui sola no tuve problema en encontrar fácilmente un asiento.

¿La película? Fabulosa. Bueno, aquí sí debo confesar que justo entré a ver una película que te hace pensar y es rico salir y analizarla con la persona que te acompañó (amo el "cine foro informal" que se da a la salida del cine). Pero igual, la analicé yo solita, saqué mis hipótesis y al llegar a casa me conecté (oh no) con amigos que ya la habían visto y compartimos nuestras teorías.

En resumen, fue una noche maravillosa. Un par de horas en que compartí mi tiempo con mis pensamientos, mis deseos, mis objetivos y sentimientos. Valió la pena y voy a tomarlo como una actividad a realizar con más frecuencia.

3 comentarios:

Roberto dijo...

bacansisisisma la película !!!! ... hace tiempo que no veia una película así ... y la verdad a mi me da pereza ir al cine solo .. cuando había El Inca por mi caleta si ... ahora ZZzzz pereza maldita ... un abrazo mona ...

Linda dijo...

Muy buena peli, lo mejorcito que he visto ultimamente.

Es bueno tener tiempo para uno mismo, añoro cuando podía darme un gusto así de irme sola al cine. Lo cierto es que cuando salgo sin mi familia (Falcon y Falcuy) ya no me siento bien; los extraño demasiado.

Un abrazo,
LS

Básico dijo...

"Para estar bien con alguien, primero debemos estar bien con nosotros mismos", llevo bastante tiempo conociendo esa teoría, pero no logro practicarla, jeje.

Buena lectura para un día como hoy.

Saludos.