lunes, agosto 16, 2010

Amante: detente a recorrer mi cuerpo

Nota al lector: Si quieres sumergirte más en este post, te recomiendo escuchar esta canción mientras me lees...

Saborea mis tobillos.

Porque las mujeres somos más que un par de tetas y un hueco allá abajo. Y disculpen la crudeza, pero muchos hombres nos consideran así. ¿Quieren ser buenos amantes? ¿Quieren quedar impregnados en la memoria de una mujer? No es algo tan difícil caballeros. Es paciencia, práctica, comunicación, entrega. Es aventurarse en las curvas femeninas y buscar esos lugares olvidados. Porque creen que con tener un miembro grande y penetrarla como bestia salvaje es suficiente.

No, no, no.

Es acariciarle el rostro, como si quisieras aprendértelo de memoria.

Tocar su cabello, acomodarlo, despeinarlo, jugar con él.

Darle suave, embestirla como loco, meterle solo la puntita pa que se quede con ganas. Es variar señores. Ritmo, compás. Lento, rápido, suave, brusco. Va-rie-dad.

Besar el cuello, suspirar en la oreja, humedecer los pequeños pelos de la nuca hasta erizarlos.

Recorrer con tus manos todo, lean bien, TODO el cuerpo. La piel es una de las zonas erógenas más fantásticas que tenemos. Muchas terminaciones nerviosas. ¿Ya usaste las manos? Pasemos a la lengua, los dedos de los pies, las pestañas, el cabello. Toca, siente, toma pausas, roza, aprieta, estruja, masajea. Las manos son herramientas de placer, ponlas a trabajar.

Dedícate a descubrir gemidos, a entrecortar la respiración, agitar los latidos de su corazón, a contenerle un grito, ahogarla de placer.

¡Abrázala!

Mírala, a los ojos, mientras la besas, lames su pezón izquierdo (el derecho si quieres, los dos al mismo tiempo, túrnalos) o la tomas por la cintura. No saben la conexión que se genera cuando las miradas se cruzan.

Hazme reir, ríete conmigo. Se liberan endorfinas. Y me gusta reir, se siente más rico. Dos cuerpos desnudos, vulnerables, riéndose, es una imagen alucinante.

¿Dolor y placer? Sólo si ambos quieren. Clava las uñas, muerde ligeramente, un pequeño tirón de cabello. Quién sabe. La podrá excitar más.

Dale el poder, quítaselo, déjate llevar. El sexo muchas veces es una batalla. Y el juego de poder puede resultar muy divertido.

Bé-sa-la. No te canses de besarla. En la boca, sí, pero tus labios pueden depositar besos en muchas otras zonas.

Cunnilingus. ¡Pase usted, póngase cómodo! Deléitese. Saboree. ¿No sabe qué hacer? Pregunte, escúchela, mire cuando cierra los ojos, echa su cabeza para atrás, se aferra a las sábanas. Ahí lo está haciendo bien. No tenga miedo. Es simplemente lamer. Acuérdate del helado que te compraban de chiquito. Al principio te dabas tiempo, estaba bien frío y no se chorreaba, pero pasaban los minutos y caía un poquito por aquí, te apresurabas, se escurría otro poquito por acá, movías la lengua. Al final, era lamerlo rápido para no desperdiciarlo. Un hombre que te haga llegar al orgasmo a punta de sexo oral, eso no se olvida.


Señores, clítoris; clítoris, señores. Este maravilloso punto de placer está en un solo lugar y nada más. Está ahí, ¿no lo ven? ¿Se les perdió? Vamos, Google it damn it! ;o)


¿Y por qué les estoy diciendo todo esto?
La más remota idea. Simplemente surgió. Culparé a la luna, a mis hormonas, a algún amante que tuve, a que comí chocolate, a una foto que vi, un link que me pasaron. No importa. Es información que vale la pena conocer.

Dedícate a darle placer. Y si ella es buena amante, ten por seguro que lo retribuirá ;o)

9 comentarios:

Rossy dijo...

Un post bien detallado y alucinante.

Oh si, oh si, oh si.

Mafer dijo...

:S Qué? los hombres no saben esas cosas? :S No entiendo como todavía hay mujeres heterosexuales :D jejejej.

Saludos, muy buen post.

Nita- dijo...

Rossy: Oh Dios, oh Dios, oh Dios!!

Mafer: No muchos, hay algunos que están medio perdidos o simplemente hacen lo básico :o(

Buseta de Papel dijo...

Hace algunos años en Buenos Aires, en un taller de stand-up comedy, una compañera tenía un monólogo genial donde contaba las eternas discusiones que tenía con el marido: "Hasta que en medio de que nos agarrábamos a trompadas me gritó: ¡MALCOGIDA!... Y yo: ¿Eh? ¿Qué me decís?... ¡MALCOGIDA!... Bien, ¡Bien, boludo! ¡Al menos tenés un buen poder de autocrítica!"

Pequeñas reflexiones (en muchas otras) surgidas a propósito de tu post. Que estés bien,
M.A.Ch.

Nita- dijo...

Buseta: Jajajajaja, qué buen monólogo suena. Me recuerda cuando discutía con mi mamá y me decía "¡Eres una malcriada!" y yo le decía "esa es tu culpa entonces", "¿qué?", "me dices malcriada pues, mal-criada, ¿quién me crió? ¡Tú pues!" XD

Buseta de Papel dijo...

Chica Beatle: entro a tu cancha para invitarte "yo mismo personalmente en mi persona" el jueves 9 sept 19h00 en Mr Books Mall del Sol al lanzamiento de "22 escarabajos: antología hispánica del cuento Beatle".
No contento con eso, días después (por confirmar) lanzaré mi novela "La maniobra de Heimlich", cuya info puedes ver en el blog de la editorial Altazor, http://edicionesaltazor.blogspot.com/2010/06/la-maniobra-de-heimlich-de-miguel.html

y en un grupo de Facebook
http://www.facebook.com/miguelantonio.chavez#!/group.php?gid=143782875649766&ref=ts

Hablando de mamás, creo que haber visto a tu mamá una semana atrás en Policentro. Fue ya tarde cuando me percaté. Saludos para ella.

Miguel Antonio

PD: otra reflexión del post: Marqués de Sade, resucita! jaja

Ricardo Astrauskas dijo...

Jaja buen post, pero lo deberia leer mi novia, no yo, jaja

Fercho dijo...

Bienvenido al mundo visceral... que esos espasmos no se plasmen solo por aca... QUE TRASCIENDAN... saludos desde un oscuro callejon de la 'frnacisca' y mojigata ciudad de UIO

fernandoylet dijo...

Cuidado se confunden entre buscar nuevas experiencas con respeto y la peligrosa locura temporal; es normal que cualquier persona reprima sus traumas o frustraciones, y se convierta en un animal desenfrenado cuando se siente en libertad de hacerlo. Hay mucho peligro en ser permisivos con la brulatidad; pero si la detectan por la falta de respeto, no regresen a esa zona del descontrol.