jueves, marzo 10, 2011

Ocasos citadinos

Acabamos de pasar el feriado de carnaval. 4 días en los que la gran mayoría de los guayacos huímos a la playa para disfrutar del sol, el aire yodado y unas merecidas vacaciones al pie del mar. Muchos prefieren quedarse, para así (aunque parezca contradictorio) huir de la marejada de personas que escapan de la ciudad. Sí, suena raro, pero no es tan difícil de entender. Los que viajan huyen de la ciudad, de la rutina; los que se quedan, huyen del exceso de personas, de la muchedumbre. Cada uno huye como puede. Eso es seguro.

Yo huyo de las dos cosas. Así que mientras disfrutaba de una hermosa playa que pocas personas conocen, y por lo tanto es uno de mis lugares favoritos para escapar de la rutina y no sufrir del gentío (odio las playas cuando están repletas de gente), leía mi twitter y me topo con un tweet que decía así:
"El 70% de mis contactos que se fue a la playa, pone una foto del atardecer en el bbm. Clichè. Yo también lo haré. #Not"

Mi foto del bbm era justamente el ocaso. Así que lo primero que pensé fue: "nah, anda hater y punto". Horas después, leí el siguiente tweet:
"No veo la diferencia entre atardeceres en la playa, montañas o ciudad. Son atardeceres, ambos son hermosos y coloridos, pura ciencia :D amén"

Aquello me dejó pensando. Amo los ocasos. Es más, siempre digo que mi hora favorita del día es de 6pm a 7pm. Me encanta ver cómo el cielo va cambiando de color, el día le va dando paso a la noche, quien poco a poco va tomando posesión, oscureciendo todo. Pero en el transcurso, la paleta de colores es formidable. Tonos melones, violetas, rojizos. Es simplemente maravilloso. Cada puesta de sol es un lienzo diferente.

Cuando veo un hermoso ocaso, lo fotografío. En mi Flickr hay algunos que he podido capturar y para mí son espléndidos. En lo personal, adoro verlos en la playa. Es una sensación de unión con la naturaleza, con la energía del universo, que me llena, me renueva, se rebosa.

Pero los tweets de mi amiga me desconcertaron al comienzo. Para ella son iguales los ocasos en cualquier lugar, pero para mí no. En la ciudad no se pueden apreciar de igual manera, debido a los edificios, la contaminación del aire, el cielo guayaquileño que muchas veces pasa nublado. Todos estos factores no te permiten disfrutarlo de igual manera que en la playa, o en las montañas, donde puedes ver el horizonte, el cielo está despejado y no tienes estructuras metálicas que obstaculicen la visión.

Cuando regresé a Guayaquil, caminaba a mi casa y me topé con un hermoso atardecer. ¡En la ciudad! Le tomé una foto enseguida y se la pasé a mi amiga, diciéndole que en la ciudad también se ven bellos atardeceres, aunque no tan seguido como en la playa. Sin esperarlo, empezó a pasarme fotos de ocasos citadinos, capturados a través de paredes, nubes y demás obstáculos que no permitían verlos en su totalidad. Y me dijo que le gustan así, porque un ocaso en la playa es simplemente naturaleza, tal como es, sin la mano del hombre. Un ocaso en la ciudad te hace ver lo que somos capaces de construir, lo que podemos llegar a ser.

Me mató.

Y vi las fotos, y fueron ocasos preciosos. Porque vi, como ella, más allá de una pared, de una estructura metálica, de una nube negra, una bocanada de contaminación. Pude ver a través.

Llegando a mi casa.



Ocaso a través de la pared. (foto de mi amiga)

En plena urbanización. (foto de mi amiga) 

Esa pequeña y a lo mejor superficial conversación me enseñó mucho. Ahora, gracias a ella, amo más los ocasos todavía. Sin menospreciar el lugar donde me encuentre.Son hermosos y coloridos, como dice ella. Gracias =D

3 comentarios:

Kodama San dijo...

Esa mona viajera!! qué lindo :D me alegra mucho y me emociona también!
Yo sé que hay muchas personas que quizás ven el cielo y como es obviamente en la realidad, dicen que es el mismo en todos los lugares. Yo recuerdo en mi adolescencia, cuando no me dejaban salir no más de la casa sola y menos de viaje ni nada de eso, yo miraba el cielo desde el patio de la casa de mis padres, y pensaba "un día quiero ver amanecer desde otro cielo", si, y no sé, se me ha quedado eso, para mí el cielo es distinto en todos los lugares, claro, supongo que por la cantidad de cosas que tiene abajo. De todas maneras a lo que iba, jejeje, es que también me encantan esos colores que llega a tener, sea en los amaneceres o atardeceres, lo que no me gusta son los edificios que lo tapan y no dejan verlo en todo su esplendor :P

Un abrazo monita!!

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

me diste ideas sobre algo que me gustaría escribir

fernandoylet dijo...

Y aparte de la hora, cuales son las diferencias entre ocaso y amanecer?

Contaminacion y cansancio para comenzar; aparte de que ahorras cada vez que duermes temprano :)

Feliz Cumpleaños DiaNita!