lunes, febrero 28, 2011

La vida es como pararse en la orilla del mar

Lo que lances al agua, es lo que se te regresará. (Hermosa analogía)

Hoy se acaba el segundo mes de este 2011. Así de rápido, así de instantáneo. Y en tan sólo dos meses, se están presentando nuevos proyectos muy interesantes en mi vida. Proyectos que estoy recibiendo con los brazos abiertos y con una sonrisa esbozada en el rostro. Son buenas noticias. Y así voy creando bellos recuerdos.

Ahora tengo más responsabilidades. Y me gusta. Porque es un desafío. Siento que puedo dar más, y se me está dando la oportunidad de demostrarlo. Ahora toca esforzarse para que se compruebe que pueden confiar en mi capacidad. Y aunque estos cambios impliquen más carga y estrés, no me preocupa. No me gusta estresarme, lo confieso, pero en este caso, prefiero sentir esa adrenalina para tener todo listo a estar sentada sin hacer nada. Es esa sensación de enfrentarte con un obstáculo y sortearlo, para seguir adelante en la carrera. El poder sentirte orgullosa de haberlo logrado. Por otro parte, voy a aprender, y eso me llena de emoción.

He retomado el placer de viajar más seguido. Bueno, no me escapo todos los fines de semana, pero al menos una vez al mes planeo tomar la carretera y cambiar el aire de ciudad. Punto obligatorio: playa. Hay que aprovechar la temporada. Mejor todavía cuando tienes a tu lado un hombre que comparte tu gusto y así pueden disfrutar los dos de una fuga de la rutina. O sino, cuando encuentras un grupo de amigos y así la joda y el relajo se da desde el inicio del viaje hasta el regreso. Como dice una amiga: "los loles son interminables". Costa, sierra, oriente, no pongo peros, sólo digo cuándo y cuánto :o)

En asuntos del corazón -inserte aquí sonrisita- no puedo quejarme. Como he dicho, y escrito algunas veces, por más que haya sufrido desamores, jamás he perdido la esperanza de encontrar esa persona con quien compartir el resto de mis días. ¿La encontré ahora? No lo sé, pero como dice George Harrison:
You're asking me will my love grow
I don't know, I don't know
You stick around now it may show
I don't know, I don't know

Me siento feliz, satisfecha, orgullosa. Agradecida. Bendecida también, por qué no. Estoy disfrutando esta etapa de mi vida, cada día, cada momento. Las cosas se están dando poco a poco. Y me hace sentir muy pero muy contenta. Ahora, a seguir enviando energía positiva al mundo, para que retorne con creces.

2 comentarios:

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

me alegra!

Hechicero10 dijo...

Buen blog!!!! Avisame para ver si intercamnbiamos links... Nos estamos leyendo!!